En la sombra

Desde la sombra, haces ver lo invisible, invisible para mí, porque tú y sólo tú  eras consciente de que no era yo.
En la sombra viendo como caía, como he dejado caer todo mi mundo.
Siempre te echaba, y aunque creí que ya no estabas, siempre has estado ahí en el anonimato, dándome bofetadas de realidad.
Hasta que me hundí en el gran pozo, y tú, solo tú, estuviste ahí junto a otros pocos, como siempre desde la sombra.
Cuidándome, queriéndome y dándome calor.
Cuando realmente te ves mal, es cuando el día que tienes unas poquitas fuerzas para levantarte y pensar,
pensar con claridad,
te das cuenta de quien siempre ha estado ahí.
Ánimos en la sombra, que no querías ver,
porque quizá pensabas que te romerías,
pero nunca nadie te ha debido de enseñar que romperse es una de las cosas más bellas del mundo.
Ahí es cuando ves que existe el dolor, la alegría...
Aunque para ti ahora siempre suele ser tristeza y soledad.
Pero no estás sólo, el silencio y la sombra muchas veces quieren decir cosas que nosotros no sabemos, o no queremos saber. Estate siempre atento porque no estás solo,
y no es necesario después de no darse cuenta a tiempo que siempre hay gente que está peor que uno mismo,
pero siempre, aunque cueste,
se puede con salir adelante.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s