Las personas con discapacidad también tenemos necesidades. ¡Cambiadores para adultos en los baños adaptados!

Estamos acostumbrados en esta sociedad a ver en todos los sitios dónde hay baños el típico cambia bebés y nunca nadie se ha parado a pensar, excepto la gente que lo necesitamos que no solo los bebés necesitan cambiadores. Hay un colectivo de la sociedad que está siempre muy invisibilizado y es el de la discapacidad o y el de la tercera edad, si se me escapa algún otro que me perdonen los afectados.

Estos dos grupos de personas muchas veces son gente con una gran dependencia, por lo que en bastantes ocasiones sufren de incontinencia por lo que además de necesitar un baño más grande donde poder entrar con su silla de ruedas necesitan un cambiador o camilla adecuado a su tamaño y peso, dónde una tercera persona pueda realizarle los cuidados que necesita.

Cuando las personas nos hacemos adultas nos encontramos con que solo existen los ya citados cambiadores para bebés y en muy pocos sitios hay algún cambiador para personas con necesidades especiales cómo es el caso del centro comercial Islazul que cuenta con un baño con una camilla y una grúa para uso de las personas que lo necesiten.

Debido a esto llegamos a tener que tomar unas decisiones que en muchos casos son bastante penosas y desagradables.

Muchas familias optan por dejar de ir a muchos sitios porque no tienen las comodidades que deberían de tener para poder hacer una vida completamente independiente como el resto de la gente, o sí salen se ven completamente condicionados a las horas de cambio de pañal o de las necesidades de la persona con discapacidad para regresar a un sitio donde tengan comodidades para cambiar a su familiar o amigo.

Los más osados qué deciden disfrutar de la vida cueste lo que cueste muchas veces se ven en situaciones un tanto desagradables debido a la falta de un sitio digno para cambiarles ya que directamente tienen que poner a la persona en el suelo encima de ropa o de cubrecamas si por suerte en ese momento llevan alguno.

Haciendo esto no solo se pueden hacer daño en la espalda las personas qué están cambiando a la persona con dificultades sino que es una falta de respeto para quién tiene la discapacidad.

Desde aquí pedimos a todos los establecimientos, sitios públicos etc. Que vayan a construir un aseo adaptado para personas con discapacidad piensen también en aquellos adultos o adolescentes que necesitan que se les atienda en una camilla y a partir de ahora empiecen a poner en sus instalaciones cambiadores para todos.

En la imagen Sara Cortés, tenido que ser cambiada por su madre Olga en un baño público

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s