Hasta siempre al hombre de la eterna sonrisa y el gran corazón.

Hoy me toca escribir esto con el corazón hecho pedazos. Te has ido, quizá demasiado pronto, seguramente rodeado de la gente que más querías y te querían.

Nunca olvidaré cuando apareciste hace ya unos cuantos años por el campamento y al presentarte parecías alguien muy muy tímido, yo ya os conocía a ti y a tú familia, no recuerdo muy bien si de fisio pero en tu primer campamento fue cuando me di cuenta que no eras tan tímido como parecías.

Desde los primeros días tenías muy claro tú objetivo y es que ibas a por mí y que trabajito me costó hacerte entender que entre nosotros no podía haber nada por la diferencia de edad que había entre nosotros.

Hacía dos años que no te veía como a casi todos los compañeros, pero últimamente nos habíamos visto un par de veces en el hospital y aparentemente se te veía bien. Hasta que hoy por sorpresa nos enteramos de tu partida.

Vuela alto y contagia por ahí arriba con tú sonrisa y sobre todo manda mucha fuerza a los que dejas por aquí, que seguro la necesitan. Hasta siempre Fe

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s