Cuando de repente te sientes un mueble.

Mis dos compañeras de habitación iniciales, que aunque no entraron al mismo tiempo, se operaron de lo mismo ya se han marchado, con lo cual desde el viernes me quedé a la espera de que me metiesen a alguien nuevo.

Pero no ha sido así, lo que ha sucedido es que me han cambiado de habitación con dos abuelitas un tanto peculiares. Según entre tuve un gran recibimiento ya que ni los buenos días me dieron, pero poco a poco fui limando asperezas y conseguí tener una conversación medianamente normal.

¡Como veréis poco se me resiste!

Por lo demás aquí en parapléjicos todo marcha sobre las cuatro patas de mi cama, cada día es un día menos para poder levantarme de esta maldita y miserable cosa a la que los humanoides llaman cama y utilizan para dormir, pero para mí está empezando a ser ya un estorbo, porque me está robando la vida y la libertad, y sí dormir un ratito está bien pero no durante todo el día.

Todo el personal de aquí me trata a las mil maravillas, intentando que no me deprima que mire hacia adelante y que piense en positivo, ya que aunque cueste todo llega. y la verdad es esa pero a veces las cosas cuestan mucho, quizás para mi gusto demasiado.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s