Siempre habrá alguien para tenderte la mano.

A ti, que fuiste mi cerebro cuando me costaba pensar.

A ti, que fuiste mis ojos cuando los míos casi no querían funcionar.

A ti, que fuiste mis brazos y mis manos para poder hacer una vida lo más normalizada posible, cuando los míos no eran capaces de hacer absolutamente nada.

Gracias por las tardes de risas, de confidencias y por pasar los malos momentos a mi lado.

Mi eterna luchadora, cómo olvidarme de ti.

Compartimos pocos días juntas, pero la verdad es que fueron muy amenos, y ahora que no nos escucha nadie, que sepas que me has robado el corazón para siempre, porque nadie merece pasar por lo que tú has pasado.

A partir de ahora, me voy a encargar de que ni un solo día deje de brillar el sol por donde pasas porque es lo que te mereces ya que tienes un corazón de oro.

Y a ti mi otra esponja de confidencias y por supuesto mi baldosa del suelo, nunca os olvidaré porque a pesar del poco tiempo que compartimos juntos os lleváis un gran hueco en mi corazón.

Ojalá nos volvamos a ver pronto.

A mis dos yayis, han sido días duros, pero no os guardo rencor. Son edades muy diferentes y soy consciente de que es muy difícil encajar unas piezas del puzzle con otras.

A mis dos nuevas compañeras, gracias por devolverme la paz que necesitaba. Con ganas de recuperarme y poderos conocer un poquito mejor.

Un comentario sobre "Siempre habrá alguien para tenderte la mano."

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s