Una escritora sin palabras

Pocas veces se escucha que un escritor se ha quedado sin palabras, sin nada que contar, pero no me escondo si digo que está vez soy yo la que me he quedado sin palabras, porque ni siquiera se como me siento, si estoy «alegre por tí” porque por fin conseguiste lo que tanto querías, dejar de sufrir. Gracias por enseñarme tanto sin tu ser consciente de ello, porque hoy gracias a tí sigo en este mundo, porque cuando a mí me flaqueaban las fuerzas me diste una gran lección y que siempre hay que tirar hacia delante porque hay gente que lo está pasando peor que tú.

Aunque en la sombra, siempre has sido un ejemplo a seguir para mí, por tu fuerza, tus ganas de superarte siempre y por ser la chica de la eterna sonrisa, aunque por dentro tu día fuese gris.

Aunque indirectamente escribía cosas para ayudarte a seguir adelante y no se si te servirían de algo.

El COVID y mis escaras nos han robado muchos últimos momentos juntas pero allá donde te hayas ido solo quiero que sepas que te llevas un pedacito de mi corazón, y yo aquí continuaré con tú legado, promover más la sonrisa y reclamar los derechos de las personas con discapacidad.

D.e.p

Amor de librería

Marina tiene treinta y cinco años y nació con una espina bífida acompañada de una hemiplejia izquierda.

Su vida nunca fue fácil, pero siempre luchó por salir adelante.

Hasta los diecinueve años vivió en Embajadores, pero no había colegio para ella en su barrio y tuvo dificultad para relacionarse o salir sola. Era imposible usar una silla eléctrica porque en su edificio todo eran barreras arquitectónicas, el ascensor se desnivelaba y el portal tenía un escalón para salir.

En 2005 su familia se mudó a Carabanchel para que ella fuese lo más independiente posible.

Allí tenía el instituto más cerca de casa y pudo empezar a quedar con amigos.

Comenzó a ir a la biblioteca a disfrutar de sus dos grandes pasiones: leer y escribir, porque allí ofrecían cursos de escritura y poesía y talleres varios. Fué allí donde empezó algunos cursos.

En uno de ellos conoció a Marcos. El chico estaba atento siempre que ella leía algo de lo que escribía, preguntaba e incluso le hacía ver que lo que hacía era importante.

Un día Marina llegó tarde a clase, solo quedaba libre un sitio al lado de Marcos. Con mucha vergüenza aparcó su silla de ruedas eléctrica junto a él y miró los apuntes que había sobre su mesa, debía de haber pedido una copia para ella.

Encima de las fotocopias había una nota: La clase no sería lo mismo sin ti. ¿Nos vemos en la cafetería cuando termine?

Marina sonrió, podría ser el principio de una bonita historia de amor entre libros.

Semana de reyes 2023

Desde hace más de un año llevo postrada en una cama por culpa de una escara que me operaron en noviembre de este año. Llevo levantadome tan sólo tres semanas, empezando por un cuarto de hora y añadiendo de cuarto en cuarto de hora cada semana, mi carta a Papá Noel y a los Reyes Magos de Oriente y mi deseo de año nuevo ha sido volver a la normalidad lo antes posible y esta semana lo estoy consiguiendo ya que he podido volver a salir a la calle y realizar alguna actividad, como la fiesta de reyes.

Aún queda mucho por recorrer, pero lo que se es que nunca me voy a volver a caer y a partir de ahora todo va a ir hacia delante.

https://music.youtube.com/watch?v=r39JK972PdE&feature=share

Gracias a todos por cuidarme

Después de dos meses en parapléjicos, tengo que dar gracias a la vida y a todos los que me están cuidando o me han cuidado en algún momento de ella, también a mis amigos, a los que están y a los que han estado porque en mi hay un trocito de ellos y me han ayudado a ser mejor persona.

Aquí después de estos años tan malos que llevo me he dado cuenta que siempre hay gente peor que yo, que por una caída se ha quedado tetrapléjico de la noche a la mañana, no pudiendo andar para el resto de sus días.

No me puedo olvidar en ningún momento de mis padres, los que se llevan la peor parte, y los que siempre están ahí apoyándome pase lo que pase y haga lo que haga. Mí madre nunca lo tubo fácil porque me tubo de soltera y siempre ha tenido trabas, pero nunca se ha rendido, y con diez años se unió Ja quien a pesar de haber pasado por momentos muy difíciles siempre ha estado ahí.

Pero también me topo de nuevo y una vez más de cerca con el suicidio, con gente que ha intentado quitarse la vida por múltiples razones.

Me da tristeza saber de gente joven que estaba bien y que a saber que se le pasó por la cabeza para querer irse de este mundo con toda una vida por delante, también gente más mayor con toda su vida hecha y que de buenas a primeras decidan irse de este mundo.

También pienso en que yo misma he estado a punto de quererme ir de este mundo, la mayor parte de las veces por problemas de salud que la solución ha tardado demasiado en llegado demasiado en llegar y por ello he sufrido demasiados dolores o incluso malos tratos de algunas personas.

Desde aquí pido una vez más que de una vez por todas haya una sanidad pública y de calidad, con una atención personalizada en salud mental con más personal y más tiempo para cada paciente.