Justo ahora, cuando más te necesito.

Siempre a mi lado, en las buenas y en las malas.

La única persona que sabe hacerme reír aunque mi día sea del gris más oscuro que que pueda existir.

Sabes convertir mis días más oscuros en azules con un sol radiante.

Cuando te vas mi mundo se apaga, mis días vuelven a ser grises y mi corazón se encoge partiéndose en pedazos.

Confieso al mundo entero que me he vuelto drogadicta de ti, de tus WhatsApp, tus fotos chorras…

Hoy más que nunca desearía tenerte al otro lado diciéndome todo va a estar bien.

Por siempre y para siempre tuya.